Uncategorized

Instrucciones

IMG_2774

Soy del grupo de personas que no le gusta leer instrucciones, en realidad pienso que me quita tiempo. Confío en mi lógica para armar algo y confieso que también soy del grupo que el 99.9% que no obtiene resultado. Recuerdo unas navidades en que le dije a mi hijo; es importante leer las instrucciones para poder armarlo, pero dentro de mí me decía ‘’aplícatelo’’.

En nuestra vida espiritual andamos sin leer nuestro libro de instrucciones porque entendemos que ya lo conocemos todo, sin embargo nuestro padre nos insta a leer su palabra en todo tiempo, ya que por medio de su palabra Dios nos dará instrucciones necesarias para trabajar día a día. Por medio de la palabra podemos encontrar promesas que nos sostienen y respuestas a nuestras peticiones.

La Biblia dice que: Tu palabra es una lámpara a mis pies; ¡es la luz que ilumina mi camino! Salmo 119:105(RVC). La Biblia no es solamente acontecimientos también es lámpara que nos dice por cuál camino debemos coger. Nos da instrucciones de cómo vivir y como confiar en él.

Jesús mientras estaba en el desierto estaba en ayuno y habían pasado cuarenta días. En ese memento dice la palabra que el enemigo aprovechó de su cansancio y el hambre, sin embargo Jesús le contestó: —Escrito está: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios.”Mateo 4:4 DHH. La palabra también nos insta a confrontar todo aquello que no es de Dios.

Te pregunto hoy ¿será la palabra tú manual de instrucciones?

¡Ánimo! hoy es un buen día para agarrar el manual y comenzar a seguir instrucciones.

 

 

Uncategorized

En el día en que temo, yo en ti Confío. Salmo 56:3

20170309_150306

Todos en algún momento sentimos miedos, es parte de nuestra naturaleza sentirlo. Recuerdo cuando me dirigía al quirófano para traer a mi bebé por medio de una cesaria sentí miedo, mi bebé venía unas semanas antes de nacer, más el proceso de la cesaria me produjo mucha incertidumbre. En ese mismo instante vino la palabra  del Salmo 56:3 ‘’En el día en que temo, yo en ti confío’’ rápido una paz invadió mi corazón.

¿Has sentido alguna vez temor? Es normal sentir Temor, Dios nos creo con esa emoción para que podamos sobrevivir a los peligros. Si usted se encuentra en la selva y encuentra un león, el temor provocará que usted salga corriendo. Es maravilloso que nos hayan creado con este sistema de alarma que nos ayuda a sobrevivir. Ahora el miedo se torna un problema cuando nos invade y nos controla.

David un hombre guerrero acostumbrado al peligro reconoció  que tenía miedo, ya que su  vida corría peligro. Pero aún en medio del miedo él reconoce en quien él confiaba. Sabes, de eso se trata que en medio del temor puedas declarar en quien tú confías.  A la medida en que nuestro corazón esté atado a sus promesas sentiremos paz.

Dios no quiere que vivas en un  temor que te  domine y pierdas el sueño por lo que puede suceder. ‘’Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio’’. 2 Timoteo 1:7 RV2015.

Él solo espera que en medio de tú temor puedas confiar en Él . Si nos enfocamos en el temor perderemos la vision de Dios para nosostros.

Si hoy el miedo te invade cierra los ojos y repite esta oración: En el día en que temo yo en ti Confío. Salmo 56:3

¡Ánimo! Hoy es un buen día para  descansar en Él.

 

Uncategorized

La Gaveta de la Cocina

20161030_173014

Recuerdo de niña ver la gaveta de la cocina de mi mamá siempre llena de cosas, lo que no se encontraba ahí no existía. ¿Tienes una gaveta así? Recuerdo que dije; ‘’cuando me case no quiero una gaveta así ‘’ y acto seguido al casarme mi gaveta se lleno de cosas. Creo que en cada cocina hay una gaveta llena de cosas muy importantes, pero que a veces solo ocupan un espacio.

En nuestro corazón ocurre lo mismo, guardamos tantas cosas que no tienen ningún valor pero están ahí porque nos duele trabajarlas. Guardamos falta de perdón, rencor y experiencias dolorosas, entre otras cosas. Ciertamente no somos responsables de los acontecimientos que llegan a nuestra vida pero si somos responsables de lo que hacemos con ellas. Bien puedes quedarte con ellas o decidir sanar tu corazón y ser libre. Recuerda las gavetas no se llenan solas, somos nosotros lo que decidimos lo que queremos guardar.

En el libro Proverbio 4:23 RVR dice que ‘’ sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de él mana la vida’’.

 Muchos estudios científicos revelan que guardar rencor enferma el cuerpo.  No es vano cuando la palabra nos insta a cuidar lo que guardamos en él. Recuerdo a mi hijo llorar al decirle que me tenía que entregar sus zapatos ya que estaban rotas. Él no quería entregar sus zapatos favoritos porque los hizo suyo, pero mientras él lloraba yo intentaba decirle que le compraría unos zapatos  de mejor calidad. Cuando nos aferramos a guardar cosas negativas en nuestro corazón no le damos la oportunidad al Señor de darnos algo mejor.

Si Jesús hoy revisara tu gaveta ¿Qué encontraría? ….         

¡Ánimo! Hoy es un buen día para limpiar tu corazón.

 

Uncategorized

Pero… ¿Cuidarás de mí?

20161105_120706.jpg

Ésta semana mi hijo de  5 años estuvo con un virus que le provocó fiebre. Le dije sin pensar que cuidaría de él toda la noche. Él se me quedó mirando, tratando de comprender mis palabras y me dice: ‘’Mamá, pero  ¿cuidaras de mí toda la noche?…no dormirás y te cansarás’’. Le respondo; ‘’mi amor para eso soy tu madre para cuidar de ti’’. Mientras él se dormía yo no podía dejar de pensar en su asombro, pensaba en todos los cuidados que tuve en el embarazo y en los  cuidados que tuvimos cuando nació, sin hablar del cansancio de las noches sin dormir. Él sabe que tiene una madre que cuida  por él, pero aún no es consciente de lo que puede hacer una madre por amor.

Sabes, Dios cuida de ti de la misma manera, pero muchas veces no nos damos cuenta de la magnitud de su amor. Pasas por tantas pruebas que no puedes ver el amor de Dios hacia tu vida.

El salmista David gritaba ¿hasta cuándo me olvidarás? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo te esconderás de mí? Salmo 13:1 (DHH) Job al perderlo todo, preguntaba a Dios ¿‘’Por qué escondes tu rostro y me consideras tu enemigo’’? Job 13:24. (RV) Hombres que marcaron la historia creyendo en el Dios todopoderoso, sin embargo tuvieron momentos donde no podían sentir el amor de Dios.

Si hoy no puedes sentir el amor de Dios hacia tu vida por las pruebas que estas pasando, quiero que sepas que el comprende tus  sentimientos, pero Dios te dice hoy ¡es suficiente! Necesito que confíes en que cuidaré de ti.

¿Hay algo demasiado difícil para mí? Jeremías 32:27

Esa mañana mi hijo me preguntó si había descansado y le dije que sí, porque estaba cuidado del ser que amo.  Dios cuida de ti porque te ama, aunque no lo sientas.

¡Ánimo!  ¿Puedes creer que el cuidará de ti?…

 

 

 

Uncategorized

¿Piedra o Gigantes?

img-20170218-wa0030

El domingo pasado escuché una predicación por el Pastor Will Rocha. El traía un mensaje de David y Goliat. Un pasaje bíblico que lo he leído muchas veces pero que esta vez Dios trajo una revelación y quiero compartirla contigo. El pueblo necesitaba a un guerrero que pudiera enfrentar a Goliat, un hombre que media más de 9 pies. Un Hombre que por sus fuerzas, sentía con toda seguridad que nadie lo derrotaría. Cuándo David se levanta y dice: ‘’Yo peleare’’ todos pensaban que David sería liquidado de manera inmediata. Él era un hombre que aparentaba no tener ni una  mínima cualidad para salir a la batalla. Su físico no era como el de sus hermanos, de hecho su trabajo era cuidar de las ovejas. David sabía que si Dios lo había librado de muchos peligros cuidando  sus ovejas, no lo dejarían en vergüenza frente a ese gigante.

A veces nos podemos sentir como David; menospreciado, piensan que no eres capaz de lograr que lo que Dios ha puesto en tu corazón. Quizás tú mismo piensas que no eres capaz de enfrentar las crisis que llegan a tu vida. Déjame decirte algo, David sabía que por sus fuerzas él no lo lograría. Tal fue así, que antes de comenzar la batalla él declaro su  victoria, 

Él no espero al resultado él declaro el resultado. ”tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos  Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel’’. 1 de Samuel

Yo no sé cuantos Goliat estas enfrentando hoy, quizás estas bajo presión de algún jefe, persona que te menosprecia o quiere destruirte. Quizás enfrentas Goliat de enfermedad, divorcio, depresión. Algo mucho mayor y más fuerte que tú. Ante esos Goliat que puedes estar enfrentando, tienes dos alternativas quedarte mirando , como tu Goliat te devora o puedes escoger declarar en el nombre de Jesus que estan vencidos.

Sé que no es fácil enfrentar los Goliat de la vida, muchas veces te roban las fuerzas. Pero de algo si estoy segura de que será mucho mas difícil, si te dejas vencer. ! Animo! No son tus fuerzas. 

Escoge; ¿Piedra o Gigante?

 

 

Uncategorized

Recostado Entonces, recostado cerca del pecho de Jesús… (Juan 13:25)

20170209_170048

Hace una semana leí este pasaje bíblico y me llamó mucho la atención. Mientras Jesús compartía la cena y anunciaba su muerte debió ser un momento muy difícil para los discípulos; la actitud que toma Juan al recostarse cerca del pecho de  Jesús mientras el daba esas noticas tan dolorosas y que apenas podían comprenderlas.

Pensaba en los momentos de nuestras vidas que llega la mala noticia, llega el tiempo duro, tiempo de prueba. ¿Qué es lo primero que hacemos? ¿Recostamos nuestra cabeza sobre Jesús? Nos recostamos porque sabemos descansar en él. Quizás agarramos  la carga y nos aferramos a ella perdiendo la paz y el sueño. Se nos nubla la vista y dejamos de ver el futuro con Esperanza.

No es fácil, recostarnos y entregar cuando vivimos en un mundo donde hay que ser autosuficiente. Solemos agarrar nuestras cargas tan pesadas y aun así, nos levantamos a trabajar, estudiar, bregar con los niños y la familia. ¿No crees que sea pesado cargar tanto? ¿Cómo está tu carga en este día?

Recuerdo una tarde en que bajé del carro junto a mi esposo, cargué bebé, bultos y paquetes a lo que mi esposo me pregunta ¿Por qué cargas todo, si yo estoy aquí? Me detuve y le dije: tienes razón ni tan siquiera sé porque lo hice. Creo que en ese momento salió la Merari autosuficiente.

Jesús muchas veces nos pregunta ¿Por qué cargas si yo estoy aquí?

 Sabes una de las cosas que recalcó Jesús antes de obtener la victoria en la Cruz es que ‘’no se turbe nuestro corazón, cree en Dios y también en mi. ’’ Juan 14:1

Qué tal si esta noche decides recostar tu cabeza y dormir confiado en aquel que te dice ’’no temas yo estoy contigo’’

¡Es tiempo de Confiar!

Uncategorized

¿Quién te dejo caer?

20170121_170910

Tengo una profesión hermosa, a través de la terapia y la palabra  puedo ayudar a muchas personas a ser restauradas. Un denominador  común es que  llegan lastimadas por personas que los dejaron caer.

En la Biblia conocemos a Mefiboset, nieto de Saúl, es decir el heredero. Disfrutaba de las comodidades del palacio. Pero a la edad de cinco años sucedió algo inesperado. El Rey Saúl muere y ante los peligros que esto representa, su nodriza lo tomó en sus brazos y al correr se le cayó  y como consecuencia quedó cojo (lisiado para toda la vida). Pierde todo, familia, salud y su herencia. Luego tiene que mudarse a un lugar que se llama Lodebar que significa ‘’Esteril’’ (desértico).

Quizás eres como Mefibostet, ”alguien te dejó caer” y lo perdiste todo. Un divorcio, maltrato, abandono, despido etc. Quizás alguien cercano a ti en quien confiaste con todo corazón fue quien te dejó caer y terminaste en el Lodebar, en un desierto y como consecuencia quebraron tus pies…sueños, anhelos, alegrías. Hay personas que leen esto y reconocen que han enterrados sus sueños por alguien que los dejó caer.

Dice la palabra que el Rey David sucesor de Saúl le devolvió lo que por derecho le pertenecía a Mefiboset, “No tengas temor, porque a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre, y tú comerás siempre a mi mesa, como uno de los hijos del rey” (2 Samuel 9:7). Aunque le pertenecía por derecho Mefiboset no se sentía digno de recibirlo. Se sentía lisiado por fuera y por dentro. Fueron muchos años sintiéndose que su vida no valía nada. Vivía sin Esperanza. Al igual que Mefiboset Dios quiere sacarte de Lodebar, ese lugar desértico donde te encuentras. Dios quiere restaurar tus pies para que corras por tus sueños. Es tiempo! Aunque tengas el alma herida decide perdonar a la persona que te dejo lisiado por dentro y libérate de todo aquello que te ata al valle de Lodebar.

‘’Yo se lo planes que tengo para ti dice el Señor planes de bienestar y no de calamidad al fin de darte un futuro lleno de Esperanza’’. Jeremías 29:11

comparto contigo esta alabanza. https://youtu.be/TbwCZSNPv9M