Invierno en Primavera

IMG-20170527-WA0031

Hace unos meses atrás me operaron de emergencia. Todo pasaba tan rápido. Enfermeras y Doctores entraban y salían del cuarto. Muchas preguntas que contestar y lo único que yo deseaba era ver a mis hijos y mi esposo. Me sentía tan extraña, ya que estaba demasiada tranquila, no sabía si era la paz de Dios o estaba en un estado de shock.

Mientras me encontraba sola en la sala de operaciones esperando que me pusieran la anestesia, sentía que el verano se había vuelto invierno, sentía el frío externo pero a la misma vez sentía un frío interno y fue ahí cuando tuve que pronunciar la pregunta ¿por qué? Sentía que ya había pasado demasiado y sentía que ya no tenía fuerzas. Así que sabiendo que ya  no podía  hacer nada,  solo entregarme a su voluntad le dije: ‘’Señor la bola esta de tu cancha, tengo un gigante de frente, está en tus manos’’.

David siendo un muchacho que no tenía las cualidades de un guerrero ni tan siquiera las herramientas de un guerrero, tuvo que enfrentar a un hombre que todos les temían, pero él sacó de su saco lo único que tenía, tres piedras. No fueron las piedras lo que derribó a ese Goliat, si no fue su confianza en aquél que le había prometido la victoria.

Yo he conocido al Dios que da la victoria, he predicado desde muy joven la palabra y he confiado plenamente en él. Pero aún así, tengo que reconocer ese lado humano que muchas veces lo escondemos por el qué dirán. Mostramos una fe inalcanzable y nos olvidamos que aún somos de carne y huesos. Nos olvidamos de nuestra fragilidad.

Así que, aunque sentía ese invierno yo sabía que él me estaba hablando, sentía que él me decía ‘’que no estaba sola y que todo saldría bien’’. Pero aún así yo no quería escuchar esa voz. Dentro de mí, sentía una desilusión con el Señor. ¿Alguna vez te has sentido desilusionado con el Señor? Luego de la operación, pude entender, a dónde Dios me estaba llevando y fue ahí donde entregué áreas de mi vida que pensaba que estaban bien. Entregue áreas de mi vida que ni tan siquiera sabía que estaban ahí. Entendí que nunca hay suficiente humillación delante del Señor, entendí que nunca hay suficiente rodillas para ir a la presencia del Señor. Dios comenzó a transformarme y de no haber pasado por esta crisis yo no hubiera experimentado este crecimiento en mi vida.

Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová. Salmo 27:13

Sabes, sí hoy experimenta una prueba y lo único que puedes pensar es ¿por qué? Debo decirte que tienes la pregunta correcta, Dios sabe que necesitamos respuestas a lo que nos sucede, solo que te invito hacer una segunda pregunta ¿para qué? Qué me enseñará ésta prueba. Entrega lo único que tengas en tu saco y Dios te dará respuestas.

Ánimo, hoy es un buen día para acercarte más a él y preguntarle ¿para qué?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: