Entonces David y la gente que con él estaba, alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. 1 Samuel 30:4

20170121_171703

  ¿Has llorado hasta que te han  faltado las fuerzas?  Cuándo llegan esos momentos a nuestras vidas nos sentimos  impotentes y sin esperanzas.

David y la gente que estaba con él lloraron hasta que les faltaron las fuerzas. Estamos hablando de hombres que están acostumbrados a la violencia, hombres que estoy más que segura que no hay nada que les conmueva. Pero en esta ocasión le habían quitado lo más que ellos amaban. (1 de Samuel 30) perdieron todo, casa, familias y su provisión.  David se angustió mucho porque el pueblo lo hizo responsables de las pérdidas.  ¿Puede identificarse con David? ¿Has tenido momentos de perdidas? Momentos en que te han hecho responsable de la crisis.

Cuando leemos el final de la Historia de David vemos que Dios le da victoria, recupera su familia y dice que no le faltó nada, recuperó más de lo que  perdió y lo más importante recuperó a su familia. Pero la única razón por la cual David obtuvo la victoria se encuentra en el versículo 6.  En medio de su angustia Él  decidió Fortalecerse en el Señor y luego le preguntó al Señor ¿qué debía de hacer?  Sí  David, no se hubiera fortalecido y no hubiera pedido dirección, su batalla sería un perfecto  fracaso y yo no estaría escribiendo sobre él.

Sabes, todos  tenemos batallas quizás ya no con lanzas y espadas pero tenemos batallas diarias que muchas veces nos roban las fuerzas.  En mi vida me he sentido como  David pero tengo que decir que cuándo me fortalezco en el Señor mis fuerzas son renovadas .Qué tal, si hoy decides tomar la decisión de ir a su presencia y permitir  que Dios  levante tus manos y rodillas paralizadas. Qué tal, sí hoy levantas las manos en Señal de victoria y permites que el Señor trabaje en ti y haga una obra nueva. Ánimo estas a tiempo.

Anuncios

4 comentarios sobre “Entonces David y la gente que con él estaba, alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. 1 Samuel 30:4

Agrega el tuyo

  1. Dios te bendiga, Merari! Gracias por compartir tan hermosa reflexión cargada de un mensaje tan necesario para todos en estos momentos. Nos recuerdas que nuestro Dios es real, vive y es misericordioso. Qué lindo saber que estamos a tiempo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: