CALMA

Foto tomada por Familia Rocha.

Mientras hacía muchas cosas a la vez, sentía que Dios me inquietaba para orar. Así que paré de hacer todo y fui a mi espacio de oración y comencé a orar. Oraba por tantas cosas que me venían a la mente y fue en ese preciso momento en que Dios comienza a decirme: Calma, no ores”. No podía entender lo que el Señor me pedía. Cómo pedirme no orar y me quede en calma. Es difícil entender que Dios te pida dejar de orar, cuando se nos enseña en la palabra orar sin cesar.

Pero en obediencia deje de orar, confieso que se me hizo muy difícil. Mientras peleaba con estar en calma, más Dios me repetía ‘’calma’’.
Fue en ese momento que experimenté esa paz que solo Dios puede dar y me sentía como si estuviera en una nube. ¡En calma! en ese momento Dios me lleva a la palabra;

»Por lo tanto, así dice el Dios santo de Israel: “Vuelvan a obedecerme, y yo les daré poder. Si en verdad confían en mí, manténganse en calma y quedarán a salvo. Pero ustedes me rechazan; Isaías 30:15 TLA

Sentí que esa palabra me estremecía ya que me recordaba que nuestro padre es un Dios de Paz, pero muchas veces rechazamos esa verdad poderosa. Cuando Jesús caminaba enseñaba constantemente a confiar y estar en calma. Lo hizo con Marta y María, mientras Marta se afanaba, María decidía estar en calma. Lo hizo con Pedro en medio de la tormenta, mientras él estuvo en calma, camino sobre las aguas.

Sabes cuándo oramos en calma oramos confiando en que Dios está en control, sin embargo cuando oramos afanados no puede llegar nuestra oración al trono de su gracia. Estamos enviando un doble mensaje, oro pero no confió. Es maravilloso saber que Dios nos pide orar en paz y confiando en que él lo hará.

Ánimo, hoy es un buen día para escoger estar en calma.

¡Mamá tú dijiste!

20170518_115945

¡Mamá tú dijiste!

En la noche les prometí a mis hijos llevarlos al parque. Estaban entusiasmados ya que visitaríamos un parque nuevo. Se acostaron hablando de las cosas que iban a hacer. Al día siguiente con mi agenda apresurada, se me había olvidado la promesa que les había hecho. Acto seguido mis hijos no tardaron en preguntar por la promesa que les había dado. Les expliqué que ya no había tiempo, pero por más que les explicaba mí respuesta no era válida. Confiaron en mi promesa y sentían que les había fallado. Sus respuestas se redujeron a ¡mamá tú dijiste! Esas palabras hicieron ecos en mis oídos, así que detuve mi carro y cambié la ruta para cumplir con una promesa muy valiosa para ellos. ¿Alguna vez has hecho una promesa que no pudiste cumplir?.

¡Yo dije!, ¡sí yo dije! Hice una promesa, ya que estaría segura de que la iba a cumplir, solo que no contaba con todas las cosas imprevistas.

Sabes, Las promesas del Señor son una vía para que aprendamos a confiar en él. Cuando él trae promesas para tú vida es porque él tiene planes para ti.

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.      Jeremías 29:11

Dios nunca tendrá una agenda complicada y nada perturbará sus planes sobre tú vida. Te invito a que hoy lunes saques un rato de tu agenda y clames al padre por lo que él te ha prometido, agradece por lo que ya te ha cumplido y que en medio de esa espera seas llenado de su paz.

¡Ánimo! Hoy es un buen día para decirle al Señor… !Padre, tú dijiste!

Jehová es tu guardador
121 Alzaré mis ojos a los montes;
¿De dónde vendrá mi socorro?
2 Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra.
3 No dará tu pie al resbaladero,
Ni se dormirá el que te guarda.
4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá
El que guarda a Israel.
5 Jehová es tu guardador;
Jehová es tu sombra a tu mano derecha.
6 El sol no te fatigará de día,
Ni la luna de noche.
7 Jehová te guardará de todo mal;
El guardará tu alma.
8 Jehová guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre. Salmo121

 

 

Invierno en Primavera

IMG-20170527-WA0031

Hace unos meses atrás me operaron de emergencia. Todo pasaba tan rápido. Enfermeras y Doctores entraban y salían del cuarto. Muchas preguntas que contestar y lo único que yo deseaba era ver a mis hijos y mi esposo. Me sentía tan extraña, ya que estaba demasiada tranquila, no sabía si era la paz de Dios o estaba en un estado de shock.

Mientras me encontraba sola en la sala de operaciones esperando que me pusieran la anestesia, sentía que el verano se había vuelto invierno, sentía el frío externo pero a la misma vez sentía un frío interno y fue ahí cuando tuve que pronunciar la pregunta ¿por qué? Sentía que ya había pasado demasiado y sentía que ya no tenía fuerzas. Así que sabiendo que ya  no podía  hacer nada,  solo entregarme a su voluntad le dije: ‘’Señor la bola esta de tu cancha, tengo un gigante de frente, está en tus manos’’.

David siendo un muchacho que no tenía las cualidades de un guerrero ni tan siquiera las herramientas de un guerrero, tuvo que enfrentar a un hombre que todos les temían, pero él sacó de su saco lo único que tenía, tres piedras. No fueron las piedras lo que derribó a ese Goliat, si no fue su confianza en aquél que le había prometido la victoria.

Yo he conocido al Dios que da la victoria, he predicado desde muy joven la palabra y he confiado plenamente en él. Pero aún así, tengo que reconocer ese lado humano que muchas veces lo escondemos por el qué dirán. Mostramos una fe inalcanzable y nos olvidamos que aún somos de carne y huesos. Nos olvidamos de nuestra fragilidad.

Así que, aunque sentía ese invierno yo sabía que él me estaba hablando, sentía que él me decía ‘’que no estaba sola y que todo saldría bien’’. Pero aún así yo no quería escuchar esa voz. Dentro de mí, sentía una desilusión con el Señor. ¿Alguna vez te has sentido desilusionado con el Señor? Luego de la operación, pude entender, a dónde Dios me estaba llevando y fue ahí donde entregué áreas de mi vida que pensaba que estaban bien. Entregue áreas de mi vida que ni tan siquiera sabía que estaban ahí. Entendí que nunca hay suficiente humillación delante del Señor, entendí que nunca hay suficiente rodillas para ir a la presencia del Señor. Dios comenzó a transformarme y de no haber pasado por esta crisis yo no hubiera experimentado este crecimiento en mi vida.

Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová. Salmo 27:13

Sabes, sí hoy experimenta una prueba y lo único que puedes pensar es ¿por qué? Debo decirte que tienes la pregunta correcta, Dios sabe que necesitamos respuestas a lo que nos sucede, solo que te invito hacer una segunda pregunta ¿para qué? Qué me enseñará ésta prueba. Entrega lo único que tengas en tu saco y Dios te dará respuestas.

Ánimo, hoy es un buen día para acercarte más a él y preguntarle ¿para qué?

Sufrir Juntos…

20170416_120547La palabra nos relata dos hombres que eran ciegos, no sabemos si eran ciegos de nacimientos pero lo que sí sabemos es  que sufrían. Los ciegos no eran considerados personas normales, no se casaban y estaban excluidos de la sinagoga, al ser considerados inmundos. Definitivamente llevaban una vida de amargura y frustración.

Ellos habían escuchado un rumor,  Jesús estaba sanado a las personas. Ellos reconocían que había algo especial en ese Jesús que se estaba comentado.  Así que ellos le gritan a Jesús…

            ¡TEN COMPASION  DE NOSOTROS HIJO DE DAVID! Mateo 9:27-31(RVR1960)

En griego la palabra compasión significa = sufrir Juntos

Así que en otras palabras le decían;

                  ¡Jesús Hijo de David siente lo que yo estoy sintiendo!

¿Sentirá Jesús lo que padecemos? ¿Sentirá Jesús nuestro dolor? Crees tú que Jesús está sintiendo lo que estás viviendo en este momento, o piensas que él esta indiferente a tú dolor. Sabes, si hay alguien que tuvo compasión por nosotros, se llama Jesús. Él dio su vida por ti, sufrió en la cruz por amor a ti.

Jesús antes de sanarlos les preguntó ¿crees que pueda sanarte? Es una pregunta que a simple vista no tiene sentido. Es como si yo fuera al mecánico por una goma rota  y me preguntara ¿crees que pueda arreglarlo? Pero Jesús tenía que confrontar primero sus creencias ¿en quién ellos creían? Jesús quiso transformar sus vidas y sanarlos de adentro hacia afuera. V.28 ellos responden; ¡Si Señor! Una respuesta contundente y clara. Entonces Jesús les toco los ojos y les dijo: ‘’se hará conforme a su fe.V.29 RVR

¡Ánimo! Jesús no está ajeno a lo que sientes.  Hoy es un buen día para creer, en que Dios se compadece de ti.

 

Instrucciones

IMG_2774

Soy del grupo de personas que no le gusta leer instrucciones, en realidad pienso que me quita tiempo. Confío en mi lógica para armar algo y confieso que también soy del grupo que el 99.9% que no obtiene resultado. Recuerdo unas navidades en que le dije a mi hijo; es importante leer las instrucciones para poder armarlo, pero dentro de mí me decía ‘’aplícatelo’’.

En nuestra vida espiritual andamos sin leer nuestro libro de instrucciones porque entendemos que ya lo conocemos todo, sin embargo nuestro padre nos insta a leer su palabra en todo tiempo, ya que por medio de su palabra Dios nos dará instrucciones necesarias para trabajar día a día. Por medio de la palabra podemos encontrar promesas que nos sostienen y respuestas a nuestras peticiones.

La Biblia dice que: Tu palabra es una lámpara a mis pies; ¡es la luz que ilumina mi camino! Salmo 119:105(RVC). La Biblia no es solamente acontecimientos también es lámpara que nos dice por cuál camino debemos coger. Nos da instrucciones de cómo vivir y como confiar en él.

Jesús mientras estaba en el desierto estaba en ayuno y habían pasado cuarenta días. En ese memento dice la palabra que el enemigo aprovechó de su cansancio y el hambre, sin embargo Jesús le contestó: —Escrito está: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios.”Mateo 4:4 DHH. La palabra también nos insta a confrontar todo aquello que no es de Dios.

Te pregunto hoy ¿será la palabra tú manual de instrucciones?

¡Ánimo! hoy es un buen día para agarrar el manual y comenzar a seguir instrucciones.

 

 

En el día en que temo, yo en ti Confío. Salmo 56:3

20170309_150306

Todos en algún momento sentimos miedos, es parte de nuestra naturaleza sentirlo. Recuerdo cuando me dirigía al quirófano para traer a mi bebé por medio de una cesaria sentí miedo, mi bebé venía unas semanas antes de nacer, más el proceso de la cesaria me produjo mucha incertidumbre. En ese mismo instante vino la palabra  del Salmo 56:3 ‘’En el día en que temo, yo en ti confío’’ rápido una paz invadió mi corazón.

¿Has sentido alguna vez temor? Es normal sentir Temor, Dios nos creo con esa emoción para que podamos sobrevivir a los peligros. Si usted se encuentra en la selva y encuentra un león, el temor provocará que usted salga corriendo. Es maravilloso que nos hayan creado con este sistema de alarma que nos ayuda a sobrevivir. Ahora el miedo se torna un problema cuando nos invade y nos controla.

David un hombre guerrero acostumbrado al peligro reconoció  que tenía miedo, ya que su  vida corría peligro. Pero aún en medio del miedo él reconoce en quien él confiaba. Sabes, de eso se trata que en medio del temor puedas declarar en quien tú confías.  A la medida en que nuestro corazón esté atado a sus promesas sentiremos paz.

Dios no quiere que vivas en un  temor que te  domine y pierdas el sueño por lo que puede suceder. ‘’Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio’’. 2 Timoteo 1:7 RV2015.

Él solo espera que en medio de tú temor puedas confiar en Él . Si nos enfocamos en el temor perderemos la vision de Dios para nosostros.

Si hoy el miedo te invade cierra los ojos y repite esta oración: En el día en que temo yo en ti Confío. Salmo 56:3

¡Ánimo! Hoy es un buen día para  descansar en Él.

 

La Gaveta de la Cocina

20161030_173014

Recuerdo de niña ver la gaveta de la cocina de mi mamá siempre llena de cosas, lo que no se encontraba ahí no existía. ¿Tienes una gaveta así? Recuerdo que dije; ‘’cuando me case no quiero una gaveta así ‘’ y acto seguido al casarme mi gaveta se lleno de cosas. Creo que en cada cocina hay una gaveta llena de cosas muy importantes, pero que a veces solo ocupan un espacio.

En nuestro corazón ocurre lo mismo, guardamos tantas cosas que no tienen ningún valor pero están ahí porque nos duele trabajarlas. Guardamos falta de perdón, rencor y experiencias dolorosas, entre otras cosas. Ciertamente no somos responsables de los acontecimientos que llegan a nuestra vida pero si somos responsables de lo que hacemos con ellas. Bien puedes quedarte con ellas o decidir sanar tu corazón y ser libre. Recuerda las gavetas no se llenan solas, somos nosotros lo que decidimos lo que queremos guardar.

En el libro Proverbio 4:23 RVR dice que ‘’ sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de él mana la vida’’.

 Muchos estudios científicos revelan que guardar rencor enferma el cuerpo.  No es vano cuando la palabra nos insta a cuidar lo que guardamos en él. Recuerdo a mi hijo llorar al decirle que me tenía que entregar sus zapatos ya que estaban rotas. Él no quería entregar sus zapatos favoritos porque los hizo suyo, pero mientras él lloraba yo intentaba decirle que le compraría unos zapatos  de mejor calidad. Cuando nos aferramos a guardar cosas negativas en nuestro corazón no le damos la oportunidad al Señor de darnos algo mejor.

Si Jesús hoy revisara tu gaveta ¿Qué encontraría? ….         

¡Ánimo! Hoy es un buen día para limpiar tu corazón.

 

Pero… ¿Cuidarás de mí?

20161105_120706.jpg

Ésta semana mi hijo de  5 años estuvo con un virus que le provocó fiebre. Le dije sin pensar que cuidaría de él toda la noche. Él se me quedó mirando, tratando de comprender mis palabras y me dice: ‘’Mamá, pero  ¿cuidaras de mí toda la noche?…no dormirás y te cansarás’’. Le respondo; ‘’mi amor para eso soy tu madre para cuidar de ti’’. Mientras él se dormía yo no podía dejar de pensar en su asombro, pensaba en todos los cuidados que tuve en el embarazo y en los  cuidados que tuvimos cuando nació, sin hablar del cansancio de las noches sin dormir. Él sabe que tiene una madre que cuida  por él, pero aún no es consciente de lo que puede hacer una madre por amor.

Sabes, Dios cuida de ti de la misma manera, pero muchas veces no nos damos cuenta de la magnitud de su amor. Pasas por tantas pruebas que no puedes ver el amor de Dios hacia tu vida.

El salmista David gritaba ¿hasta cuándo me olvidarás? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo te esconderás de mí? Salmo 13:1 (DHH) Job al perderlo todo, preguntaba a Dios ¿‘’Por qué escondes tu rostro y me consideras tu enemigo’’? Job 13:24. (RV) Hombres que marcaron la historia creyendo en el Dios todopoderoso, sin embargo tuvieron momentos donde no podían sentir el amor de Dios.

Si hoy no puedes sentir el amor de Dios hacia tu vida por las pruebas que estas pasando, quiero que sepas que el comprende tus  sentimientos, pero Dios te dice hoy ¡es suficiente! Necesito que confíes en que cuidaré de ti.

¿Hay algo demasiado difícil para mí? Jeremías 32:27

Esa mañana mi hijo me preguntó si había descansado y le dije que sí, porque estaba cuidado del ser que amo.  Dios cuida de ti porque te ama, aunque no lo sientas.

¡Ánimo!  ¿Puedes creer que el cuidará de ti?…

 

 

 

¿Piedra o Gigantes?

img-20170218-wa0030

El domingo pasado escuché una predicación por el Pastor Will Rocha. El traía un mensaje de David y Goliat. Un pasaje bíblico que lo he leído muchas veces pero que esta vez Dios trajo una revelación y quiero compartirla contigo. El pueblo necesitaba a un guerrero que pudiera enfrentar a Goliat, un hombre que media más de 9 pies. Un Hombre que por sus fuerzas, sentía con toda seguridad que nadie lo derrotaría. Cuándo David se levanta y dice: ‘’Yo peleare’’ todos pensaban que David sería liquidado de manera inmediata. Él era un hombre que aparentaba no tener ni una  mínima cualidad para salir a la batalla. Su físico no era como el de sus hermanos, de hecho su trabajo era cuidar de las ovejas. David sabía que si Dios lo había librado de muchos peligros cuidando  sus ovejas, no lo dejarían en vergüenza frente a ese gigante.

A veces nos podemos sentir como David; menospreciado, piensan que no eres capaz de lograr que lo que Dios ha puesto en tu corazón. Quizás tú mismo piensas que no eres capaz de enfrentar las crisis que llegan a tu vida. Déjame decirte algo, David sabía que por sus fuerzas él no lo lograría. Tal fue así, que antes de comenzar la batalla él declaro su  victoria, 

Él no espero al resultado él declaro el resultado. ”tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos  Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel’’. 1 de Samuel

Yo no sé cuantos Goliat estas enfrentando hoy, quizás estas bajo presión de algún jefe, persona que te menosprecia o quiere destruirte. Quizás enfrentas Goliat de enfermedad, divorcio, depresión. Algo mucho mayor y más fuerte que tú. Ante esos Goliat que puedes estar enfrentando, tienes dos alternativas quedarte mirando , como tu Goliat te devora o puedes escoger declarar en el nombre de Jesus que estan vencidos.

Sé que no es fácil enfrentar los Goliat de la vida, muchas veces te roban las fuerzas. Pero de algo si estoy segura de que será mucho mas difícil, si te dejas vencer. ! Animo! No son tus fuerzas. 

Escoge; ¿Piedra o Gigante?

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑